sábado, 19 de enero de 2013

Monitorización electrocardiográfica con 3 o 5 derivaciones


El electrocardiograma (ECG) es el registro de la actividad eléctrica del corazón , obtenida a través de unos electrodos colocados sobre la piel del paciente.
Gracias a la monitorización de la actividad eléctrica del corazón se puede valorar de forma continua la Frecuencia Cardiaca (FC), el ritmo, morfología y trazado del ECG. De esta manera, se pueden controlar (a través de la visualización del monitor y las alarmas) las arritmias o isquemias, además de poder valorar el efecto de los fármacos o las alteraciones hidroelectrolíticas.

Procedimiento
  1. Informar al paciente sobre la técnica y su utilidad, para solicitar su colaboración y disminuir la ansiedad.
  2. Encender el monitor y seleccionar una derivación (preferentemente la DII ya que que es paralelo al eje eléctrico de la aurícula, lo que da lugar a las ondas P de mayor voltaje de todas las derivaciones superficiales, y facilitará la detección de arritmias).
  3. Comprobar que el cable de las derivaciones está conectado.
  4. Verificar que están activados los límites de alarma.
  5. Elegir el sitio adecuado para colocar los electrodos:  Los electrodos se colocarán formando un triángulo, preferentemente sobre el tórax del paciente, que englobe al corazón. Además, deben estar lo suficientemente separados para que no estorben en el caso de hacer RCP o tener que desfibrilar.  Buscar una zona de la piel lo más plana posible evitando las prominencias óseas,  libre de vello (si está todo cubierto, habrá que cortar el vello) y seca (si el paciente está sudando o tiene sangre o vómito, limpiarlo antes de pegar el electrodo).
  6. Enganchar los cables del monitor a los electrodos. La posición de los cables tiene un orden preestablecido para que se correspondan siempre con las mismas derivaciones.   
         a) Monitorización con tres electrodos Si los cables vienen codificados por colores, se dispondrán de la siguiente forma:
  • ROJO: parte superior derecha del tórax.
  • AMARILLO: parte superior izquierda del tórax.
  • VERDE: parte inferior izquierda del tórax.

        Si traen otros colores, debemos fijarnos en las inscripciones que aparecen en el enganche. Estas inscripciones hacen alusión a palabras en ingés:
  • RA: “Right Arm” (Brazo Derecho) o R: “Right” (Derecho). Parte superior derecha del tórax.
  • LA: “Left Arm” (Brazo izquierdo) o  L: “Left” (Izquierdo). Parte superior izquierda del tórax.
  • - LL: “Left Leg” (Pierna Izquierda) o  F: “Foot” (Pie). Parte inferior izquierda del tórax.

        b) Monitorización con cinco electrodos Si los cables vienen codificados por colores:
  • ROJO: parte superior derecha del tórax.
  • AMARILLO: parte superior izquierda del tórax.
  • NEGRO: parte inferior derecha del tórax.
  • VERDE: parte inferior izquierda del tórax.
  • BLANCO: parte central del tórax, sobre el corazón.
            Si los cables vienen codificados por letras:
  • RA/R: parte superior derecha del tórax.
  • LA/L: parte superior izquierda del tórax.
  • RL/N: parte inferior derecha del tórax.
  • LL/F: parte inferior izquierda del tórax.
  • C/C: parte central del tórax, sobre el corazón.

    7. Asegurarse de que el trazado que se obtiene es lo más claro posible.
    8. Registro del procedimiento e incidencias.

Alteraciones en el ECG
La monitorización puede verse afectada por artefactos o perturbaciones:
  •  Interferencia por corriente alterna: este artefacto se origina fuera del paciente y proviene de la interferencia de la línea eléctrica al lado de su cama.
En estos casos se debe alejar el cable de la red, o cambiar los electrodos .
  • Artefacto de movimiento: este artefacto es creado por el paciente y habitualmente representa músculos tensos o movimientos musculares.

No se deben colocar los electrodos en los músculos de las extremidades, ni en zonas óseas para evitar este tipo de artefacto.
  • Línea recta en el monitor: artefacto provocado por una mala conexión de las derivaciones con las alargaderas, interferencias eléctricas con otros aparatos de la habitación o toma de tierra inadecuada.
Se debe comprobar que ningún enchufe esté flojo, tras comprobar que el paciente está bien.

  • Línea basal oscilante: artefacto provocado por el contacto defectuoso del electrodo con la piel del paciente.
El contacto defectuoso puede deberse a electrodos sucios, en mal estado; piel grasa, sucia o con exceso de vello.

*En pacientes portadores de marcapasos se activará la supresión de los impulsos del marcapasos para evitar lecturas erróneas de la frecuencia cardiaca.

Bibliografía
  1. Álvarez C, Barrena P, Lospitao S, Luengo MJ, Moya AI, et al. Manual de Normas y Procedimientos Procedimientos de monitorización hemodinámica. Hospital de Fuenlabrada: Unidad de Cuidados Intensivos; 2004. 
  2. Chocarro L, Venturini C. Procedimientos y cuidados en enfermería médicoquirúrgica. Madrid: Elsevier; 2006. 
  3. Dale D, Intrepretación del ECG: su dominio rápido y exacto. 4ª Ed. Buenos Aires: Médica Panamericana; 2008.




1 comentario:

  1. Muy bien.

    ¿A tu juicio las alarmas de la monitorización electrocardiográfica son fiables?
    ¿Cual es la función de las enfermeras/os de cuidados intensivos en el ajuste de las alarmas de los monitores?

    Un saludo.

    ResponderEliminar